Cirugía refractiva con lentes intraoculares

Los lentes fáquicos, llamados así porque se usan manteniendo el cristalino intacto, están indicados principalmente en pacientes jóvenes en los que su defecto refractivo (miopía, astigmatismo o hipermetropía) es tan alto que no alcanza a ser corregido con cirugía láser.

Son ideales para pacientes que tienen grandes miopías o astigmatismo, mayores en general a 6 dioptrías de aumento. La cirugía es un poco más compleja que la cirugía láser debido a que hay que implantar el lente en el interior del ojo, entre el cristalino y el iris o sobre el iris.

El resultado visual en general es rápido y con excelentes resultados.

Una de las ventajas de esta cirugía es que los pacientes al conservar su cristalino, a diferencia de la cirugía de cataratas en donde este es reemplazado por el lente intraocular, les permite realizar la acomodación para la visión cercana (p.e leer) sin necesidad de anteojos de presbicia.

¿Que tipo de lentes fáquicos hay?

Artisan o artiflex: son lentes artificiales plásticos biocompatibles  que van fijados mediante pinzas al iris. No contactan con otra parte del ojo, y no afectan ni los movimientos del iris ni la pupila. Entregan corrección para grandes dioptrías, incluso mayor a 20. Sirven para corregir miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Para más información visitar la página del fabricante http://www.ophtec.com/

lente-artiflex-fijado-al-iris

Lente Artiflex fijado al iris.

ICL: son lentes de colámero, un derivado biocompatible del colágeno, que se implantan entre el iris y el cristalino. Al igual que los lentes anteriores, entregan corrección para grandes dioptrías, incluso mayor a 20. Sirven para corregir miopía, hipermetropía y astigmatismo. Consulte la página del fabricante

lente-ICL

Fíjese en el lente ICL el cual en este esquema aparece por delante del cristalino y por detrás de iris.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

¿Me puedo operar?

Al igual que para la cirugía con láser, usted debe cumplir con algunos requisitos generales:

  1. Ser mayor de 21 años, ya que antes de esa edad es más probable que aun su defecto visual esté progresando.
  2. No tener progresión del defecto visual en un año. La progresión se define como una variación mayor a 0,5 D en un año. Para esto es fundamental que comience a atenderse con quien se realizará la cirugía. De esta manera el oftalmólogo ya conocerá su historia refractiva y se podrá planificar mejor el tratamiento.

En el caso de lentes fáquicos además se requiere de:

  • Amplitud de cámara anterior mayor o igual a 3 milímetros. Esto es clave ya que determina un espacio suficiente para que el lente pueda entrar de manera segura en el interior del ojo. En cámaras anteriores mas pequeñas puede haber riesgo de daño corneal por cercanía del lente con la córnea.
  • Conteo de células endoteliales corneales mayor a 2.100 células por mm2.

¿Qué exámenes me debo realizar antes de operarme?

Topografía corneal,

IOL master,

ecografía ocular UBM,

OCT visante.

¿Son definitivos?

Estos lentes están diseñados para permanecer definitivamente en el interior del ojo, solo se deben retirar en el caso de que aparezca una catarata (generalmente por envejecimiento) o alguna complicación.

¿Qué complicaciones pueden tener?

  • Cataratas en el caso de contacto del lente con el cristalino, principalmente en ICL. Se corrige retirando el lente y realizando una cirugía de cataratas.
  • Pérdida de células endoteliales de la córnea, en el caso de que haya una cercanía entre la cara interna corneal y el lente. En los casos severos se requiere de un injerto de córnea.
  • Rotación o desplazamiento del lente en el interior del ojo, lo que se corrige con una nueva cirugía para volver a posicionar el lente.
  • Aumento de la presión en el interior del ojo. Lo que puede tratarse con medicamentos o retiro del lente en caso de ser necesario.
  • Infección. Extremadamente raro pero como en cualquier cirugía esto podría ocurrir. Para evitarla es que se indican gotas que cuentan con antibióticos y antiinflamatorios las primeras semanas después de la operación.

¿Qué tan rápida es la recuperación y como debo cuidarme en el postoperatorio?

La recuperación es muy rápida, prácticamente una vez implantado el lente usted va a notar que ve mejor que antes de operarse. Sin embargo la visión final se logra una vez terminado el proceso de recuperación de la cirugía, esto es en un par de semanas. Durante este tiempo debe aplicarse gotas de antibiótico con corticoides cada 2 a 3 horas durante el día, debe evitar tocarse el ojo, no limpiarlo, evitar hacer fuerzas o movimientos bruscos con la cabeza. El resto de las actividades como leer o ver televisión las puede ir haciendo gradualmente.

Preguntas frecuentes:

¿Después de la cirugía veré mejor que con mis anteojos?

No inmediatamente. Sin embargo, después de un par de días experimentará mejoría y su visión será igual o mejor, a la que tenía con lentes ópticos o de contacto. El objetivo de la cirugía es que vea mejor que antes de operarse sin el uso de lentes.

¿Cuánto tiempo tardaré en reincorporarme a mis actividades?

Para una buena recuperación soy un convencido de que un correcto descanso es necesario. Por este motivo entrego licencia a mis pacientes. Sin embargo, en unos pocos días (de dos a tres) se pueden realizar actividades visuales en forma normal,  pero deberá tener precaución al conducir (especialmente por la noche) y en trabajos de computador (por la tendencia a sequedad ocular). Podrá ver la TV o leer, según vaya recuperando su capacidad.

No se debe lavar la cara o el pelo hasta el día siguiente.  No debe nadar, ni usar maquillaje durante dos semanas.

¿Cuánto tiempo después puedo hacer ejercicio?

Desde el día siguiente podrá hacer ejercicios suaves, como correr o gimnasia.  Se deben evitar deportes de contacto (como el fútbol, boxeo, etc.) y natación durante el primer mes.

¿La cirugía, me cura definitivamente la miopía o el astigmatismo?

Cualquiera que sea la técnica, el objetivo es eliminar o reducir las dioptrías o aumento.  El riesgo de complicaciones derivadas de la miopía elevada (por ejemplo, lesiones de la retina, cataratas o glaucoma) no varía en absoluto.

¿La cirugía es definitiva?

En la mayoría de los pacientes, sí. Es difícil poder predecir qué ocurrirá a largo plazo cuando se trabaja con tejidos vivos que tienen una tasa de recambio. Los ojos, por así decirlo, están genéticamente programados para ser sanos, miopes o con astigmatismo. Por este motivo existen casos descritos en los cuales se observa una regresión del defecto operado, es decir, pacientes miopes al cabo de 10 años vuelven a desarrollar miopía. Lo mismo para los pacientes con astigmatismo. En el caso de los pacientes con hipermetropía esta regresión es mucho más precoz y frecuente, por este motivo no les recomiendo a ellos la cirugía con láser.

Cuando existe regresión el paciente puede optar por volver a operarse con un “retratamiento” o volver al uso de lentes de contacto o anteojos.

¿Nunca más volveré a utilizar lentes?

No es posible asegurar esto ya que la cirugía no puede garantizar un resultado dióptrico específico. Tampoco permiten en todos los casos mejorar la agudeza visual previa con la corrección, es decir por ejemplo si usted antes con sus lentes veía máximo 0,7, después de la cirugía lo más probable es que vea esos 0,7 sin el uso de lentes. Tampoco la cirugía frena una posible evolución del defecto.  Es posible que se necesiten anteojos para ciertas actividades (conducir, leer, computador).

¿Y la presbicia?

Una vez corregido el error refractivo, las personas con presbicia, necesitarán lentes de lectura para leer y trabajos de cerca. La presbicia afecta a todos los hombres y mujeres pasados los 40 años de edad, independiente si antes o en un futuro se realiza una cirugía refractiva. Esta cirugía solo corrige el defecto de visión para lejos.